La custodia compartida a debate en el Congreso

Custodia Compartida: ¿llegará “el tío Paco con las rebajas”?

Estos últimos días podemos ver en los periódicos que el tema de la custodia compartida vuelve a estar encima de la mesa. Tras una legislatura con mayoría absoluta del Partido Popular, que fue incapaz de regular un tema tan importante para el bienestar de los menores como es el contacto con ambos progenitores y el desarrollo de su derecho a la vida familiar, diversos partidos políticos vuelven a solicitar al ejecutivo que haga su trabajo, en este caso Ciudadanos.

Un poquito de historia reciente.

Echemos la mirada atrás, cuando hace casi 5 años, Gallardón, el entonces ministro de Justicia, anunció una ley de custodia compartida inmediata. En ese momento, la solicitud venía de UPyD. Como todos sabemos, no fue adelante y, tras la dimisión del Ministro, ya nadie confió en que esa ley viera la luz. Mientras tanto, el Tribunal Supremo iba haciendo jurisprudencia del tema, tomando las riendas del problema y haciendo constar que la custodia compartida es el sistema ideal “si se dan las causas, y en tanto y cuanto se den”.

Con todo esto, poco a poco y de la mano también de las diversas legislaciones autonómicas, así como de un cambio en la sociedad, van modelando una sociedad moderna con la figura de la corresponsabilidad parental y del interés superior del menor como bandera, rompiendo los viejos estereotipos del padre proveedor y la madre cuidadora. A la inmensa mayoría de  los españoles (entiéndase en género neutro) no nos cabe en la cabeza no avanzar hacia un medelo de responsabilidades equilibradas, donde ambos progenitores compartan por igual las tareas domésticas, de cuidado de los hijos, de proveer alimentos, etc.

¿Y ahora qué?

Y ahora, casi a mitad ya del año 2017, con diversas comunidades con leyes muy avanazadas, nos preguntamos: ¿qué pasa con los niños de las comunidades sin normativa propia? ¿son ciudadamos de segunda clase?

La respuesta de Justicia fue clara, pasar la pelota a Sanidad, lo cual no es descabellado en absoluto. Y la Ministra de Sanidad coge el testigo y vuelve a hacer una declaración de intenciones (digo declaración de intenciones porque, a la vista de los antecedentes, ya no me creo nada). En este caso nos anuncia lo obvio, que la custodia compartida es el modelo más beneficioso para le menor si se hace bien y si se dan las causas.

Pero centrémonos en un punto importante: por un lado habla de acuerdo y de rechazo a la “custodia compartida impuesta”, y por otro de instrumento para el juzgador en el caso de procesos contenciosos, lo cual genera, cuando menos, incertidumbre.

El uso del término “impuesta” nos lleva al discurso del lobby feminista, curiosamente posicionada en contra de la corresponsabilidad parental (la cual me sigue dejando perplejo), en el que se afirma que la custodia compartida sólo se debe dar en caso de acuerdo entre los progenitores, dejando la llave del bienestar del menor a que la parte más fuerte (en este caso las mujeres) tenga a bien permitirla. Por supuesto que hablan sólo de imposición cuando una resolución judicial va en contra de sus intereses, ya que en caso contrario ya no hablan de “custodia monoparental impuesta”. Y claro, cualquier fallo de un tribunal en un proceso contencioso es impuesto para alguna de las partes o ambas.

Pero por otro lado, también está dejando la puerta abierta a usar ese instrumento en el caso de procesos contenciosos, lo cual parece contradictorio a la primera afirmación. Pero todo esto, mientras no haya texto en la mano, no es más que lo que es, humo.

Y por último nos dice lo más importante: ver caso por caso y siempre en mayor interés del menor, como no puede ser de otra manera.

Para concluir, sólo hacer una reflexión. Tenemos una jurisprudencia del Supremo muy avanzada, que deja claros los requisitos para acceder a ese modelo de custodia, que revisa caso por caso, sus circunstancias y el interés del menor. Con la nueva Ley, si sale algún día a la luz, más allá no se va a ir, por lo que si nos movemos sólo hay un camino posible, hacia atrás. ¿Será la nueva norma más restrictiva qu elo que ya tenemos? Es decir, ¿llegará el tío Paco con las rebajas?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *